Coronavirus en nuestra compra

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

SARS-CoV-2 es el virus que está produciendo la epidemia de COVID-19. El coronavirus trata de un virus formado por una molécula muy larga de RNA, recubierta por una capsida y a su vez por una membrana lipídica. Es por esto que el jabón, que disuelve las grasas, es especialmente efectivo para matar al virus.

Esto es el mejor remedio para la ansiedad: 👌 RELASH 👌

Además el lugar común de infección son los alvéolos pulmonares, motivo por el que produce síntomas respiratorios tan desgradables. Si bien se declaró que la fuente de infección inicial en China, fue el consumo de algún animal, la propagación masiva del virus se debe al contacto con otras personas infectadas, especialmente, mediante la inhalación de gotitas presentes en el aire cuando un individuo tose, estornuda o exhala (como puede ser mantener una conversación)

Ahora con las ideas claras y las manos bien limpias, vamos al meollo del asunto con las recomendaciones generales:

Si quieres ser un ciudadano ejemplar a la hora de comprar…

Lo primero es máxima preparación, cada compra es una incursión en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre y tú vas a estar más preparado que “El Profesor” , y para eso recuerda:

Lista de la compra (en papel)

Tus propias bolsas

Carrito si lo tienes

Mascarilla (especialmente si tienes tos o alergia)

Lávate las manos antes de salir

Coronavirus en nuestra compra 1
Consumidor haciendo la compra en un supermercado con falta de alimentos durante crisis del COVID-19

Una vez dentro del local:

Orden y concierto

Ve por orden a por cada producto, asegurándote de tener un plano mental de tu ruta ya que deberías conocer la posición de la mayoría de alimentos (es tu supermercado habitual, espero que no hayas conducido 2 horas y media para comprar pan y un pack de cervezas) Además, aunque cambien la posición de ciertas cosas, los grupos globales de alimentos siempre se mantienen y sirven para hacerte una buena idea de dónde encontrar cada cosa.

Pero esto es importante para no volver sobre nuestros pasos, eso podría entorpecer a alguien detrás de nosotros y entrar en contactos innecesarios, así que más concentrados que Armstrong alunizando en la Luna (que no alucinando, aunque supongo que eso también) Otra cosa, si pasas por la sección de refrescos, recuerda que Relash sólo se vende actualmente online así te puedes saltar una parte del recorrido que tampoco te iba a aportar beneficios para tu salud.

Se mira pero no se toca

Nada de manosear productos y menos aún frutas y verduras, se debe observar y si no hay nadie en el mismo puesto, coger lo deseado.
Además, si van a ser estas frutas y hortalizas, además de los guantes que nos proporcionen en la entrada del local, debemos ponernos otro par más (ya lo sé, es un horror abrir una bolsita sintiendo menos las manos que DiCaprio en el renacido) pero es muy importante manipular los productos frescos con guantes estériles durante nuestra estancia en el supermercado. Si no quedan guantes extra, utiliza la propia bolsa asegurándote de no tocar nada más. Y lo mismo se puede aplicar a la cara, ¡por el martillo de Thor! No te toques la cara.

El móvil tranquilito

De nada sirve el uso de guantes si durante cualquier momento de la compra, decides detenerte a revisar whatsaap, una lista digital o incluso la hora. Ya de por si, la pantalla de un Smartphone es un parque de atracciones de microorganismos aburridos de hacer cola, por qué en casa, cualquier superficie que toquemos con nuestros deditos será el punto de salida para terminar su viaje en la pantalla.

En caja, chitón

Todos los productos que compremos pasarán si o si por la cinta transportadora, que aunque es común que se desinfecte habitualmente, está en contacto con miles de envases cada día y puede ser un foco de contagio relevante. Por ello, limítate a colocar los productos sobre ella y no hables ni toques ninguna otra superficie.

Procura mantener una distancia de mínimo un metro con el personal de caja y no hablar más de lo necesario, si lo haces, que sea detrás del panel protector que la mayoría de centros ya ha instalado. Eso sí, una buena cara o sonrisa nunca sobra, estas personas se sobreexponen diariamente al contacto con el virus, además de a una carga de trabajo mayor de la habitual, un miembro más de nuestra liga de superhéroes cotidianos imprescindibles en momentos tan complicados.

Por todo ello, practiquemos la responsabilidad común, ser conscientes de la situación y plantearse siempre las consecuencias de nuestros actos, ya que independientemente de nuestra situación en particular, siempre podríamos ser portadores asintomáticos y nadie quiere contagiar o ser contagiado, por todo ello, practica el civismo y el buen rollo, que cada vez nos queda menos.

Ahora es el momento de llegar a casa, lavarnos las manos y organizar la compra en la cocina, que también tiene sus truquitos, pero por aquí nos quedamos sin espacio para más, así que si te ha resultado útil, estate atento a nuestras redes sociales para el siguiente artículo.

Sebastián Cornejo

Tecnólogo de Alimentos en Relash

ENTRADAS MÁS VISTAS
0
Close Bitnami banner
Bitnami